martes, 7 de febrero de 2017

Judío se convierte a Cristo después de leer el Nuevo Testamento


Judío se Convierte a Cristo al leer el Nuevo Testamento: “Jesús es el cumplimiento de las Escrituras”

Ari Hauben creció en una familia judía reformista, que vivía en Filadeldia, Pensilvania, Estados Unidos. El guardaba los feriados judíos, frecuentaba la escuela hebrea, realizó su Bar Mitzvah y participó de campamentos judíos...
Ari Hauben creció en una familia judía reformista, que vivía en Filadeldia, Pensilvania, Estados Unidos. El guardaba los feriados judíos, frecuentaba la escuela hebrea, realizó su Bar Mitzvah y participó de campamentos judíos. A pesar de eso, nunca tuvo la certeza de la existencia de Dios.
Cuando cumplió los 20 años de edad, Ari resolvió hacerle una pregunta intrigante a su rabino: “¿Qué piensas que va a suceder contigo cuando mueras?”. Su respuesta fue: “No lo se”.
Esas palabras intrigaron al joven judío de 20 años de edad. “El hecho de que el no tuviera una respuesta a eso realmente me confundió, y me hizo buscar entender si ser judío solo significaba pertenecer a la cultura y tradición de su pueblo, sin pensar nada más después de eso”.
Buscando respuestas a sus dudas, Ari comenzó a estudiar un poco más las religiones. “Cuando tuve acceso a la información acerca de Jesús, aprendí que los judíos eran sobrevivientes de la persecución cristiana. Nunca había leído el Nuevo Testamento. Por más que quiciese, tenía miedo, porque tenía la certeza de que algo en auqel libro diría: ‘Vamos a matar a los judíos'”.
Mientras tanto, Ari se encontraba en un mar de conflictos. “Crecí aprendiendo sobre la importancia de la expiación de pecados, y eso realmente me ponía nervioso. Si Dios era real, estaba distante de Él. Estaba desorientado, sentía que estaba tan lejos de Dios como la Luna estaba lejos de mí. No me sentía capaz de estar cerca de Dios”.
Proceso de conversión
Un día, Ari descubrió que su mejor amigo había pasado a creer en Jesús. A pesar de que su conversión lo dejó nervioso, Ari quedó intrigado con la transformación que tuvo. “Yo no sabía si Dios era real, pero vi ese cambio en el. El amor sereno, una paz y una confianza inexplicable se apoderaron de su vida. Creo que por esa causa, quedé más abierto a entender el cambio en su vida”.
Por causa de su educación, Ari creía que Jesús y el judaísmo eran “polos opuestos”. Sin embargo, ambos extremos se unieron cuando el reconoció a Jesús como Mesías, el 6 de abril de 1997. Aquel día, leyó el Nuevo Testamento por primera vez.
“Cuando leí el Nuevo Testamento por primera vez – el cual no quería leer – quedé muy sorprendido y shockeado: ‘Eso es judío!’ Chequeé todo lo que era dicho en el Antiguo Testamento en el libro de Isaías, vi que todo era exactamente dicho en el Nuevo Testamento. Era un libro sobre un hombre que realmente era el cumplimiento de las Escrituras. Cuando estaba leyendo sobre Jesús en el Nuevo Testamento percibí que Él era el Camino que me aproximaba a Dios, y comencé a profundizar viendo que todo esto tenía sentido”, relató Ari.
“Fui realmente tomado por Él. Jesús dijo palabras que eran tan verdaderas, ardientes y llenas de vida”, completó. “Todavía tengo altos y bajos en mi vida, pero con la certeza de saber que ando con Dios y que tengo el milagro del perdón. Dios me dió más amor, más paciencia y, lo más importante, más perdón. Mi corazón clama para que mi pueblo judío también conozca cuál es el significado de vivir el perdón”.
Luego de convertirse, Ari paso a compartir su fe con judíos y no judíos a través del ministerio “Chosen People”. El está casado con Karen y juntos tienen tres hijos.