martes, 28 de febrero de 2017

Los pastores farsantes


 De dinero hablan más los pastores farsantes llamando malditos a la iglesia de Jesucristo si no les dan el 10 % de el salario... que hipocresia,  la iglesia de Cristo ¿acaso es maldita o bendecida por Cristo mismo en la cruz ? Que contradiccion tan grande...en Malaquias dice NACION ...¿Qué nación? ISRAEL 440 años antes de la venida de Cristo... la iglesia no existía y el texto dice: halla ALIMENTO EN MI CASA no dice: halla DINERO EN MI CASA... EL ALFOLI ( GRANERO ) EL devorador una plaga de langostas y no el diablo como a muchos les hacen creer para meterles miedo en los corazones manipulando a las personas que sino les dan a ellos el dinero serán malditos y las ventanas de los cielos es la lluvia que no tenían para las cosechas del campo. ¿Porque mienten?  ¿no saben que los mentirosos no entrarán en el reino de Dios ?

martes, 21 de febrero de 2017

Estoy a la puerta





Un hombre había pintado un lindo cuadro. El día de la presentación al público, asistieron las autoridades locales, fotógrafos, periodistas, y mucha gente, pues se trataba de un famoso pintor. Llegado el momento se tiró el paño que velaba el cuadro. Se escucharon palmadas de aplausos. Era una impresionante figura de Jesús tocando suavemente la puerta de una casa. Jesús parecía vivo. Con el oído junto a la puerta parecía querer oír si adentro de la casa alguien le  respondía.
Todos admiraban aquella preciosa obra de arte, pero un observador muy curioso, encontró una falla en el cuadro: la puerta no tenía cerradura. Y fue a preguntar al artista: “¡Su puerta no tiene cerradura! ¿Cómo se hace para abrirla?“ El pintor tomó su Biblia, buscó un versículo y le pidió al observador que lo leyera:
Apocalipsis 3, 20: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo: si alguno oyere mi voz y abriere  la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. -Así es, respondió el pintor- Esta es la puerta del corazón del hombre. Solo se abre por dentro.

¡Qué historia tan maravillosa!  ¡Qué artista tan exquisito!  Y ¡qué mensaje tan grandioso  ha dado a la humanidad este hombre a  través de su obra maestra! Quizás  tú hayas  observado  muchas  veces  el cuadro en mención, y si no has tenido ese privilegio, trata  de hacerlo, o   echa a  volar tu imaginación. Pero  sobre todo ten presentes las palabras  que el pintor le dijo  al curioso observador que descubrió que la puerta plasmada en el cuadro no tenía cerradura. ¿Las recuerdas? El artista le dijo al hombre: “Esta es  la puerta del corazón del hombre” y agregó: “Solo se abre por dentro”. Ahora sería bueno que nos preguntáramos. ¿Cómo está mi corazón? ¿Será que la cerradura está cerrada?

Querido lector, a ti que acabas de leer esta historia; a ti que has tenido  la alegría de encontrarte con esta pequeña pero significativa ilustración, quiero decirte hoy: No te de temor abrir la puerta de tu corazón al Señor. Recuerda que cada día te llama, te busca, porque desea salvarte y conducirte por la senda que él sabe que debes caminar. Jesús no quiere que te desvíes del camino, Jesús quiere rescatarte, no quiere  verte sufrir, ni   mucho menos ser testigo de  un sinfín de lágrimas que empañen tu cara y nublen tu alma.

¿Sabes? Muchas veces Jesús golpeó mi puerta y yo no le hice caso. Un sinnúmero de veces  escuché su toc, toc, toc en los pórticos de mi corazón,  y  la cerradura siempre estuvo cerrada para él; pero infortunadamente siempre estuvo abierta para otras personas y otras cosas que solo me conducían a la destrucción de mi  vida.  Pero cuando ya mi cabellera empezaba a tornarse de color plateado, decidí levantarme y abrir esa puerta que día a día Jesús no dejaba de golpear;   además, me  animé a correr  la cortina que adornaba aquella puerta que permaneció durante muchos años sellada, y al hacerlo,  permití que un rayo de luz iluminara mi vida que estaba en completa oscuridad. Sentí gran satisfacción, y  pude  divisar una hermosa luz que penetró a través de ella y que me condujo hacia senderos desconocidos y fantásticos que antes nunca me atreví a recorrer,  que antes nunca imaginé que existieran, pero hoy  estoy  empezando a conocer y a disfrutar a plenitud. No puedo negar que  siento gran pena por mi pasado, por no haber tenido el coraje de seguir los pasos del que un día dio su vida por mí; aunque tampoco puedo ocultar la inmensa alegría que siento al poder gritar a los cuatro vientos que nunca es tarde para reconocer  que estamos navegando en el mar del pecado y que buscar los amorosos brazos de Cristo para abrigarnos con su delicioso calor,  es  sencillamente maravilloso.

Hoy, querido amigo, Jesús  te puede estar llamando, no dejes pasar más el tiempo, no permitas que  este avance sin sentir su  deliciosa  fragancia  con la que desea aromatizar  tu vida. Quita el cerrojo que te impide que Jesús entre y more en ese corazoncito, quizás triste…desolado...abatido.
Es  hora de abrir  la puerta de tu corazón a Dios.  ¿Te  animarás un día? ¡Piénsalo! Yo sé que si…estoy segura, y Dios  también.
 Autora: LUZ DE  LA FUENTE
IBAGUE-TOLIMA-COLOMBIA

lunes, 20 de febrero de 2017

¡A COMER CARNE EN CUARESMA!


Un hno. nos aportó este excelente comentario desde hace un tiempo….
(((¡¡A COMER CARNE EN CUARESMA!!)))
Cuando era pequeño recuerdo que me enseñaron que no se debía comer carne los viernes de cuaresma. Las explicaciones que me daban, no me fueron haciendo sentido con el paso de los años:

- Qué raro era ver a alguien con su amante en la playa, embriagado, pero “sin comer carne”.
- Fulano o Mengano, conocidos ladrones o asesinos de tal o cual régimen político, “sin comer carne”.
- En “semana santa” se podía fornicar, participar en orgías, mentir, etc, pero eso si, “sin comer carne”.
- El sacerdote que enseñaba que no se podía comer carne, iba con su amante masculino (eran gays) a su casa de veraneo, pero claro está, “sin comer carne”.
- ¿Por qué el pescado no es carne?, creo que no puede ser considerado “vegetal”.
En fin, observaciones y preguntas como las referidas me hicieron indagar un poco más en el asunto. Buscando en la Biblia, encontré textos como los siguientes:
Marcos 7: 14 - 19
“Llamando a sí a toda la multitud, les dijo: Oídme todos y entended: Nada hay fuera del hombre que entre en él, que lo pueda contaminar; pero lo que sale de él, eso es lo que contamina al hombre. Si alguno tiene oídos para oír, oiga”. Cuando se alejó de la multitud y entró en casa, le preguntaron sus discípulos sobre la parábola. Él les dijo: ¿También vosotros estáis así, sin entendimiento? ¿No entendéis que nada de fuera que entra en el hombre lo puede contaminar, porque no entra en su corazón, sino en el vientre, y sale a la letrina? Esto decía, declarando limpios todos los alimentos”
Hechos 10: 9 - 16
“Al día siguiente, mientras ellos iban por el camino y se acercaban a la ciudad, Pedro subió a la azotea para orar, cerca de la hora sexta. Sintió mucha hambre y quiso comer; pero mientras le preparaban algo le sobrevino un éxtasis: Vio el cielo abierto, y que descendía algo semejante a un gran lienzo, que atado de las cuatro puntas era bajado a la tierra, en el cual había de todos los cuadrúpedos terrestres, reptiles y aves del cielo. Y le vino una voz: Levántate, Pedro, mata y come. Entonces Pedro dijo: Señor, no; porque ninguna cosa común o impura he comido jamás. Volvió la voz a él la segunda vez: Lo que Dios limpió, no lo llames tú común. Esto ocurrió tres veces; y aquel lienzo volvió a ser recogido en el cielo”
I Corintios 10: 25 - 26
“De todo lo que se vende en la carnicería, comed, sin preguntar nada por motivos de conciencia, porque del Señor es la tierra y todo cuanto en ella hay”
(Es decir se puede comer de todo en todo momento. No es necesario abstenerse de algún tipo de alimento por motivos religiosos)
Incluso leí este también:
I Timoteo 4: 1-5
“Pero el Espíritu dice claramente que, en los últimos tiempos, algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios, de hipócritas y mentirosos, cuya conciencia está cauterizada, Estos prohibirán casarse (celibato sacerdotal!!) y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participaran de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad, (no comer carne en cuaresma!!) porque todo lo que Dios creó es bueno y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias, ya que por la palabra de Dios y por la oración es santificado”
(Wow! mandar abstenerse de alimentos es apostasía, engaño, doctrina de demonios, hipocresía y mentira)
Todo esto comenzó a hacer sentido para mí, definitivamente el Cristianismo era superior a la tradición que me habían enseñado, era superior a la religión que me habían enseñado, tenía conceptos mas profundos y lógicos, producían cambios en el interior, no en lo externo.
Desde que entendí esto, ¿saben lo que hice?, pues….
¡¡A COMER CARNE EN CUARESMA!!

Sacado de internet

martes, 7 de febrero de 2017

Judío se convierte a Cristo después de leer el Nuevo Testamento


Judío se Convierte a Cristo al leer el Nuevo Testamento: “Jesús es el cumplimiento de las Escrituras”

Ari Hauben creció en una familia judía reformista, que vivía en Filadeldia, Pensilvania, Estados Unidos. El guardaba los feriados judíos, frecuentaba la escuela hebrea, realizó su Bar Mitzvah y participó de campamentos judíos...
Ari Hauben creció en una familia judía reformista, que vivía en Filadeldia, Pensilvania, Estados Unidos. El guardaba los feriados judíos, frecuentaba la escuela hebrea, realizó su Bar Mitzvah y participó de campamentos judíos. A pesar de eso, nunca tuvo la certeza de la existencia de Dios.
Cuando cumplió los 20 años de edad, Ari resolvió hacerle una pregunta intrigante a su rabino: “¿Qué piensas que va a suceder contigo cuando mueras?”. Su respuesta fue: “No lo se”.
Esas palabras intrigaron al joven judío de 20 años de edad. “El hecho de que el no tuviera una respuesta a eso realmente me confundió, y me hizo buscar entender si ser judío solo significaba pertenecer a la cultura y tradición de su pueblo, sin pensar nada más después de eso”.
Buscando respuestas a sus dudas, Ari comenzó a estudiar un poco más las religiones. “Cuando tuve acceso a la información acerca de Jesús, aprendí que los judíos eran sobrevivientes de la persecución cristiana. Nunca había leído el Nuevo Testamento. Por más que quiciese, tenía miedo, porque tenía la certeza de que algo en auqel libro diría: ‘Vamos a matar a los judíos'”.
Mientras tanto, Ari se encontraba en un mar de conflictos. “Crecí aprendiendo sobre la importancia de la expiación de pecados, y eso realmente me ponía nervioso. Si Dios era real, estaba distante de Él. Estaba desorientado, sentía que estaba tan lejos de Dios como la Luna estaba lejos de mí. No me sentía capaz de estar cerca de Dios”.
Proceso de conversión
Un día, Ari descubrió que su mejor amigo había pasado a creer en Jesús. A pesar de que su conversión lo dejó nervioso, Ari quedó intrigado con la transformación que tuvo. “Yo no sabía si Dios era real, pero vi ese cambio en el. El amor sereno, una paz y una confianza inexplicable se apoderaron de su vida. Creo que por esa causa, quedé más abierto a entender el cambio en su vida”.
Por causa de su educación, Ari creía que Jesús y el judaísmo eran “polos opuestos”. Sin embargo, ambos extremos se unieron cuando el reconoció a Jesús como Mesías, el 6 de abril de 1997. Aquel día, leyó el Nuevo Testamento por primera vez.
“Cuando leí el Nuevo Testamento por primera vez – el cual no quería leer – quedé muy sorprendido y shockeado: ‘Eso es judío!’ Chequeé todo lo que era dicho en el Antiguo Testamento en el libro de Isaías, vi que todo era exactamente dicho en el Nuevo Testamento. Era un libro sobre un hombre que realmente era el cumplimiento de las Escrituras. Cuando estaba leyendo sobre Jesús en el Nuevo Testamento percibí que Él era el Camino que me aproximaba a Dios, y comencé a profundizar viendo que todo esto tenía sentido”, relató Ari.
“Fui realmente tomado por Él. Jesús dijo palabras que eran tan verdaderas, ardientes y llenas de vida”, completó. “Todavía tengo altos y bajos en mi vida, pero con la certeza de saber que ando con Dios y que tengo el milagro del perdón. Dios me dió más amor, más paciencia y, lo más importante, más perdón. Mi corazón clama para que mi pueblo judío también conozca cuál es el significado de vivir el perdón”.
Luego de convertirse, Ari paso a compartir su fe con judíos y no judíos a través del ministerio “Chosen People”. El está casado con Karen y juntos tienen tres hijos.